miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 13. LA EPISTOLA DE PABLO A LOS GALATAS

PARTE I
A. LOS GALATAS

La Epístola a los Gálatas fue la única carta de Pablo escrita a un grupo de iglesias. Estas iglesias estaban localizadas en las ciudades de Iconio, Listra, Derbe y Antioquía y habían sido establecidas durante el primer viaje misionero de Pablo.

Los gálatas eran originalmente del norte del Mar Negro y dividido por la principal migración de los galos hacia el Oeste. Se establecieron en Asia Menor durante la tercera centuria A.C.
El ministerio de Pablo en Galacia había sido muy fructífero. Aquí los gentiles habían respondido al mensaje del evangelio; muchos se habían convertido. Pablo había visitado estas iglesias durante su segundo viaje acompañado por Silas. De nuevo, cuando él empezó su tercer viaje (Hechos 18:23), ministró en estas iglesias, enseñando y estableciendo los cristianos en la fe.

Mas tarde, algunos maestros judíos vinieron enseñando que la circuncisión era esencial para la salvación. Estos judaizantes tenían que desarraigar la confidencia de los gálatas en el Apóstol Pablo antes de destruir su fe en el evangelio de salvación por gracia. Aparentemente ellos tuvieron algunos resul­tados para que muchos cristianos gentiles fueran circuncidados.
Cuando esto llegó a oídos de Pablo, él se perturbó grande­mente y escribió esta epístola, declarando que la circuncisión no tenía parte en la salvación.

Es probable que la epístola fuera escrita en el 57 D.C. en Efeso o Macedonia.
Un esbozo simple de la epístola puede ser dado como sigue:
1. Introducción-Gálatas 1:1-9
2. El apostolado de Pablo Defendido-Gá latas 1:10-2:21
3. El evangelio de Pablo Explicado-Gálatas 3y4
4. El evangelio de Pablo vivido-Gálatas 5:1-6:15
5. Conclusión—-Gálatas 6:16-18

B. LA AUTORIDAD DE PABLO

Referencia Bíblica

Gálatas 1:1 “Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos.)”
Trece de los veintisiete libros del Nuevo Testamento empie­zan con la misma palabra, “Pablo.” En esta epístola, Pablo, inicia la carta con un énfasis fuerte en su apostolado. ¿Por qué fue esto necesario?
Fue porque los judaizantes tenían que atacar la autoridad de Pablo antes de poder atacar su evangelio. Estos maestros falsos enseñaban que, Pablo no era uno de los doce, aparentemente enseñando que él había sido instruido por maestros falsos y había alterado el mensaje del evangelio.

Antes que Pablo pudiera defender el mensaje del evangelio verdadero, tenía que defender su propia autoridad apostólica, lo cual hizo en los primeros dos capítulos de su carta. En Gála­tas 2:1-14, él defendió su autoridad basada en:

1. Su conversión milagrosa
2. No había consultado con carne o sangre
3. Había sido instruido por el mismo Cristo a través de revelación divina
4. Había participado en el concilio de la iglesia en Jerusalén
5. Había recibido la confraternidad de parte de Santiago, Pedro, y Juan, quienes parecían ser los pilares de la iglesia
6. Confrontó a Pedro cara a cara en Antioquía
Pablo dio énfasis al hecho de que él no había sido ordenado por hombre, sino que su apostolado había sido ordenado por el mismo Jesucristo. El recibió el mensaje del evangelio directa­mente de Dios y no había otro evangelio.


C. EL EVANGELIO CERTIFICADO

Referencia Bíblica

Gálatas 1: 11 “Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre.”
La Palabra certificado carga gran peso. Un cheque certificado es aceptado con mucha confianza porque el banco ha garanti­zado su valor. Un producto certificado es comprado sin hesi­tación, porque el manufacturado ha garantizado que el pro­ducto es genuino. El apóstol Pablo certificó el evangelio que él predicó.
El mensaje de salvación por gracia era genuino. Fue la verdad de Dios, dada a Pablo por revelación.

Pablo declaró que los maestros legalistas habían pervertido el evangelio. La palabra pervertir significa “torcer o distorcionar.” El dijo que parecía ser otro evangelio pero no era, porque no hay otro. Pablo pronunció una anatema sobre cualquier persona que se atreviera a predicar un evangelio pervertido. Pablo era tan seguro del evangelio certificado que el pudo pronunciar ana­tema sobre cualquiera, aunque fuera un ángel que lo pervirtiera (Gálatas 1:8).

D. EL LEGALISMO VERSUS LA GRACIA

El legalismo es la enseñanza que somos salvos por las obras y el guardar la ley. El legalismo trae servidumbre y temor al indivi­duo. Hace que una persona deja de mirar a Jesús y se fija en sí. Si fuera posible salvarse por buenas obras entonces el calvario sería innecesario; sin embargo, la muerte de Jesús en el calvario era muy necesario porque ningún hombre ha podido salvar a sí mismo. La salvación es un regalo dado por la gracia de Dios al hombre caído.

Sí un hombre tenía que ser circuncidado o no era sólo una parte del problema mayor: ley versus gracia. La epístola a los gálatas fue escrita por Pablo para declarar enfáticamente que la salvación era sóIo por la gracia. Si la circuncisión era necesaria, entonces la salvación sería por obras.

El estudiante de la palabra de Dios tiene que sostener balan­ceados sus puntos de vista. La Biblia claramente enseña que no hay nada que el hombre puede hacer para agregar al trabajo terminado del Calvario. También el hombre no puede hacer nada para merecer o ganar la vida eterna. Hay condiciones definidas, no obstante, para la calificación de recibir la sal­vación. El hombre tiene que dar algunos pasos definidos en orden para recibir la salvación la cual es todavía el regalo de Dios y dado al hombre por la gracia.

E. EL DISIMULO DE PEDRO

En el segundo capítulo, Pablo e refirió a la disimulación de Pedro (Gálatas 12:11-13). No lo hizo para criticar a Pedro, pero porque era necesario en la defensa del verdadero evangelio. El ejemplo contradictorio de Pedro fue notado por todos; por con­ siguiente Pablo se levantó en contra de Pedro para que todos fueran testigos.

Esta fue la tercera ocasión que Pablo se había encontrado con Pedro. La primera vez fue en Jerusalén donde él visitó a Pedro por quince días. La segunda ocasión fue catorce años mas tarde cuando Pablo asistió a la conferencia en Jerusalén. Sería notado que Pablo llevó con él a Tito, un joven griego, quien fue un caso de prueba en tanto la circuncisión. Esta con­ferencia terminó en un espíritu de unidad y abrió el camino para la confraternidad social libre entre judíos y gentiles en la iglesia.

Cuando Pedro vino a Antioquía, él comió con los gentiles hasta que algunos judíos vinieron de Jerusalén. Aparentemente Pedro estaba temeroso de ellos y se separó él mismo de los hermanos gentiles. La hipocresía de Pedro pudo haber tenido resultados peores. Porque pudo haber dividido la iglesia, Pablo no tuvo opción. El reprendió a Pedro públicamente para que todos vieran.
Hubo una nota triste aquí cuando Pablo mencionó Bernabé. Parecía que Pablo esperaba más de Bernabé que de otros creyentes judíos y expresó su consternación concerniente a este gran hombre.

F. EL GRAN CAMBIO

Referencia Bíblica

Gálatas 1:4 “El cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.”

Pablo era capáz de certificar el evangelio porque el precio fue pagado. El evangelio fue edificado sobre la verdad sostenida en el verso 4. La palabra aquí es tremenda.

Este verso no dice, “el se dio a sí mismo por los pecadores”, pero aún más dice, “El se dio a sí mismo por nuestros pecados.” La grandeza del significado no puede ser expresada en meras palabras. Este es el gran cambio-Jesucristo por nuestros pecados.

Vamos a marcar tres escrituras:
1 Pedro 2:24 “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuiste sanados.”
lsaías 53:6 “Mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.”
11 Coríntios 5:21 “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”

Es por esta gran verdad que la salvación es por gracia-Un regalo sin precio ofrecido a todos los hombres.

G. MUERTO A LA LEY

Los últimos cinco versos del segundo capítulo serán estudia­ dos cuidadosamente. Aquí es sostenida la verdadera fundación estableciendo todo el plan.
La ley no esta muerta. Está viva, maldiciendo, y condenando al pecador y administrando la muerte. No es la ley muerta, sino el hijo de Dios. A través del arrepentimiento, él ha muerto. Por ser bautizado en Cristo, ha sido crucificado. La ley no tiene poder sobre un hombre muerto.

H. HACIENDOSE A UNO MISMO TRANSGRESOR

El estudiante debería tomar nota cuidadosa de la palabra en Gálatas 2:18
Los hombres que construyen lo que anteriormente han des­truido se convierten en trasgresores. En la predicación de la Palabra de Dios, uno no puede tomar un paso atrás sin la con­denación. Esto se aplica no sólo en predicar la verdad, sino también en vivir una vida santa.
Los predicadores que defraudan el estandarte de la santidad se hacen transgresores.
TOMO II: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS