miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 7. LA PRIMERA EPISTOLA DE PABLO A LOS CORINTIOS

(Continuación)

A. SERVICIO Y SERVIDORES:
1 Corintios 3 - 4

1. La Carnalidad de las Divisiones:

Los Corintios pensaban que Pablo estaba enseñando bajo el alto nivel intelectual de ellos, pero Pablo estaba minis­trándoles en su necesidad inmediata. El no podía darles carne espiritual porque aún eran niños en Cristo. La carnalidad de divisiones entre ellos indicaba su infancia en Cristo. Debemos recordar que las divisiones en la iglesia siempre son una indicación de infancia y carnalidad.

2. Colaboradores de Dios:

“Porque nosotros somos colaboradores de Dios” (1 Corin­tios 3:9). Esta es una gran verdad: que los ministros no sólo trabajan para Dios, sino con Dios. La iglesia pertenece al Señor. La iglesia es la labranza de Dios, el edificio de Dios. Esta verdad elimina una tremenda presión en la responsabili­dad del ministro. El está trabajando con Dios y es Dios quien da el crecimiento.

Los ministros nunca deberían ser comparados con los ministros; ni los predicadores con otros predicadores. Todos son colaboradores de Dios. Todos están trabajando por una meta común, esperando la cosecha, pero la cosecha viene de Dios. Sólo Dios puede recibir la gloria y ningún hombre debería gloriarse en los hombres (versículo 21).

3. El Templo de Dios:

Pablo estableció que la iglesia es el templo de Dios. Aquí vemos la importancia de la unidad y el terrible pecado de la división. Hay sólo un fundamento: el cual es Jesucristo, y cada material que va en la construcción de la iglesia, debe ser para la gloria de Dios. Todo aquello que es para la gloria del hombre y para la promoción de la causa de un hombre es impura y temporal y será destruida. Hay dos tipos de materiales de construcción: indestructibles - oro, plata, piedras preciosas; y temporales - madera, heno, hojarasca. Las obras del hombre no adquieren la salvación y aquí vemos una distinción clara entre la salvación y las recompensas. Es posible que el alma de un hombre sea salva, pero sus obras que carecen de valor, sean quemadas. Si sus motivos no son permanentes, sino temporales o terrenales, es posible que sea salvo como alguien arrebatado del fuego, pero que sus obras sean destruidas. Motivos carnales y egoístas conducen a obras que serán quemadas. Nosotros tenemos que tener un motivo; esto es, edificar para la eternidad y para la gloria de Dios.

4. Los Administradores de los Misterios de Dios:

Los pastores son llamados administradores, servidores a quienes ha sido encomendado la propiedad del Señor. A los ministros de Cristo les ha sido encomendado los misterios de Dios. Los misterios de Dios son las grandes verdades y revelaciones de la Palabra de Dios. Qué gran responsabilidad es predicar la Palabra de Dios, tal como es, sin cambiar ni añadir algo a ella. Se requiere que los ministros sean hallados fieles. El Apóstol Pablo no dijo que ellos debían ser prósperos sino fieles. También, los ministros no deben ser juzgados por los hombres, pero dado que ellos son los encargados de los misterios de Dios, es a Dios a quien ellos tienen que dar las cuentas y El Es quien les juzgará.

5. Los Planes de Pablo de Regresar a Corinto:

Pablo les recordó a los Corintios que él era su padre espiritual. Ellos habían sido salvos bajo su ministerio. Aunque tuvieran 10,000 maestros, ellos tenían un solo padre. Su padre espiritual tendría más interés por su bienestar que cualquier otro.

Algunos en Corinto eran engreídos y jactanciosos en la ausencia de Pablo. Sin embargo, Pablo planeaba visitar Corintio y así él vería si ellos tenían el poder del cual se jactaban. Les preguntó si querían que él viniera con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre. Note la semejanza entre la venida de Pablo a Corinto y el regreso de Jesús a la tierra otra vez. Debemos estar listos, si no queremos que Cristo venga para juzgarnos.

B. DISCIPLINA, LITIGIOS E IMPUREZA:
1 Corintios 5-6

1. El Pecado de Incesto:

Había un caso de incesto en la iglesia, una situación más chocante que aquella entre los gentiles. Ambas, las leyes judías y romanas prohibían el incesto.

Pablo les había escrito previamente que no se juntaran con los fornicarios, sin embargo los Corintios aquí estaban en­vanecidos en tolerar este pecado. Aparentemente estos hombres eran de gran influencia y popularidad en su medio. Pablo no vaciló en nombrar el pecado y el castigo.

2. Entrega a Satanás:

1 Corintios 5:5 indica el acto más severo de disciplina que la iglesia puede administrar. Consiste en entregar a alguien a Satanás para la destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo. Esto sería un acto de excomunión y el individuo sería apartado de la protección de la iglesia y de las bendiciones de Dios. En esta situación, él estaría expuesto a los ataques de Satanás, donde él sería derrotado y sufriría por sus pecados.

El propósito de esto es que el hombre eventualmente sería traído al lugar de arrepentimiento y restauración con Dios. Esto no significa el vivir en pecado aquí y luego ser salvo en la eternidad. La persona entregada a Satanás tendría que venir a un lugar de arrepentimiento en esta vida si quiere salvar su alma.

Pablo recordó a los Corintios que no había manera de evitar a los paganos alrededor de ellos y los pecados con los cuales no debían tener relación, pero dentro de la iglesia estos pecados no debían ser encontrados. También mencionó que se apartaran de los fornicarios, avaros, idólatras, maldi­cientes, borrachos y ladrones. Con éstos no debían tener confraternidad dentro de la iglesia. No debían juzgar a los que están afuera pero tenían que juzgar a los creyentes dentro de la iglesia.

3. Exhortación Contra los Litigios Delante de los Incrédulos:

Pablo reprendió a los creyentes de Corinto por ir a juicio contra sus hermanos delante de los injustos. Los creyentes debían solucionar sus propios problemas entre ellos mismos. Habían tres razones dadas por las cuales los cristianos no debían llevar sus problemas ante una Corte:

a. Ellos juzgarán al mundo en el futuro.
b. Ellos juzgarán a los ángeles.
c. Los incrédulos no heredarán el reino.

Pablo les exhortó a sufrir el agravio en lugar de llevar sus quejas delante de los incrédulos y traer discordia a la iglesia.

4. Impureza:

En la última parte del capítulo seis, el Apóstol enfatizó la necesidad de la santidad y los principios que deben gobernar la vida de un cristiano. El cristiano no se pertenece a sí mismo: él ha sido comprado con un precio; por lo tanto, él pertenece al Señor. Su cuerpo es el templo del Espíritu Santo. Debe guardarlo santo y puro.

Ciertas cosas pueden ser lícitas pero no provechosas. Su vida no debe ser gobernada por el principio de si el asunto es lícito o no, pero debe ser gobernado por el principio: ¿Es eso provechoso y necesario? El debe recordar que su vida entera debe glorificar al Señor. Hay una diferencia entre la con­veniencia y la legalidad. La libertad cristiana es gobernada por esta diferencia.

C. EL MATRIMONIO
1 Corintios 7

1. El Matrimonio de los Cristianos:

Algunos piensan que Pablo exhaltó el celibato por encima del matrimonio. Sin embargo, esto no es cierto. Debemos considerar todas sus enseñanzas sobre el asunto. En el capítulo 7 él comenzó a responder algunas de las preguntas que le hicieron y la primera pregunta fue sobre el matrimonio. Pablo estrictamente no creía que los hijos de Dios debían excederse en las relaciones sexuales. El exaltó la castidad personal. Nunca había respaldado la promiscuidad premarital, ni las relaciores sexuales extramaritales después del matrimonio. El creía en la familia ideal, en la cual el padre y la madre serían obedecidos y honrados por hijos bien disci­plinados.

2. El Matrimonio con Incrédulo:

El cristiano nunca debe casarse con un incrédulo. Empero, es posible que alguien que ya es casado con un incrédulo sea salvo. En este caso ellos deben permanecer juntos. Es la responsabilidad del creyente mantener la paz. Sin embargo, si el incrédulo se separa, El creyente queda libre.

3. EI Matrimonio de una Hija Virgen:

La última parte del capítulo 7 trata con la actitud apropiada del padre hacia su hija virgen. En esos días un padre tenía la autoridad de hacer que su hija se casara o permaneciera soltera. Pablo aconsejó que cualquier caso es correcto delante del Señor, casada o soltera. Pablo dio permiso para que las viudas se casaran otra vez pero les advirtió que ellas serían más felices si permanecían como viudas.

D. LA LIBERTAD CRISTIANA:
1 Corintios 8 - 10

1. Ejercicio de la Libertad Cristiana:

El Apóstol Pablo continuó respondiendo las preguntas que le hicieron. Una pregunta fue concerniente al comer carne ofrecida a los ídolos. Esto parece poco importante para nosotros, pero Pablo dedicó tres capítulos a su respuesta, aplicándola a diferentes aspectos de la vida cristiana. Su respuesta trajo a la vista el asunto de la influencia de esta iglesia nueva en la ciudad de Corinto.

En Corinto era común encontrar en venta a un precio cómodo, carne ofrecida a los ídolos en los templos paganos. La pregunta que interesaba a los cristianos era esta: ¿La compra y el uso de esta carne nos compromete con la adoración de los ídolos? El hecho de preguntar esto, de muestra que ellos estaban inseguros y divididos sobre esto. La respuesta de Pablo puede ser resumida como sigue: Debido a que ellos eran cristianos, ellos sabían que un ídolo no era real. No podía haber contaminación con algo que no existía. Por lo tanto, no habría perjuicio en comprar y comer esta carne. Si tenían que ir al mercado a comprar la carne, ellos no debían preguntar si había sido ofrecida a los ídolos o no. Sin embargo, al sentarse a comer, si alguien decía que la carne había sido ofrecida a los ídolos, entonces no debían comerla. Si lo hacían, no estarían haciendo lo que es malo, sino que llegarían a ser un obstáculo para otros y ofenderían a los (le conciencia débil. Su pecado: obstruir a alguien. Entonces, ellos no deberían tocar esta carne si esto ofendiera a otros.

2. Las Libertades de Pablo:

Pablo pasó algún tiempo hablando de sus libertades y privilegios. Sin embargo, él no usó ninguno de estos privi­legios, pues lo más importante de todo para él era predicar el evangelio. El no predicó para ganarse la vida, sino porque Dios le había llamado a predicar. No abusó de su poder en el evangelio. El era libre, pero se hizo siervo de todos.

3. Todas las Cosas a Todos los Hombres:

1 Corintios 9:22 es la clave del gran éxito de Pablo en el ministerio del evangelio. El mantuvo su ministerio por ir a cualquier parte y a todas partes, no importa cual fuera la situación y los alrededores, para llegar a la gente con el evangelio. El cruzó las fronteras de los prejuicios raciales y de la religión para ganar a hombres y mujeres para Jesús.

4. La Salida:

El versículo 27 da más luz a la grandeza de Pablo. Como el atleta que se prepara y entrena para ganar una corona terrena, Pablo guardó su cuerpo en sujeción. De esta declara­ción, el Apóstol continuó con una revisión de las derrotas de los hijos de Israel y advirtió a los Corintios acerca de esto. Estableció que hubieron cuatro cosas que derribaron a los israelitas en su viaje por el desierto: Concupiscencia, idolatría, fornicación e incredulidad. Pablo les advirtió contra estas cosas. También les dijo que nadie necesita caer pues Dios les ha dado, juntamente con cada tentación una salida y liberación. Finalmente, les exhortó a que huyeran de la idolatría y corrieran por su vida.
TOMO I: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS