miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 9. LA PRIMERA EPISTOLA DE PABLO A LOS CORINTIOS

(Continuación)

A. EL CRISTIANO Y EL AMOR:
1 Corintios 13

Este capítulo es una alhaja de literatura. Ha sido llamado la enciclopedia del amor.” La palabra en el original fue “agape.” Agape significa amar, dar sin esperar recompensa, y tiene su origen sólo en Dios (1 Juan 4:8). Nunca es encontrado en los clásicos de la literatura griega.

Hay dos palabras griegas que se traducen como “amor” en el Nuevo Testamento. Una es “agape,” el tipo de amor más elevado. Este es la clase de amor que Dios tiene para el mundo. Es un amor de sacrificio. La otra palabra es “fileo.” Este tipo de amor más inferior es dado en una relación mutua, donde uno ama al ser digno de ser amado.

En ningún lugar de la literatura se pueden encontrar éticas más altamente exaltadas que las mencionadas por Pablo en el capítulo del amor. El muestra lo vacío y lo inútil de profesar sin amor. Luego él subraya sus actividades hasta que ninguno se queda en duda acerca de tenerlo o no. Este amor no es una adquisición natural, sino que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo (Romanos 5:5).

1. Los Valores del Amor: (versículos 1-3)

El amor es vital. Sin amor, los otros atributos son inútiles.

2. Características del Amor: (versículos 4-8)

Hay una lista larga de las virtudes y características del amor:

a. Es sufrido y benigno
b. no es envidioso
c. no es jactancioso
d. no es envanece
e. no hace nada indebido
f. no es egoísta
g. no es irrita
h. no guarda rencor
i. no se goza de la injusticia
j. no se goza en las murmuraciones
k. pasa por alto todas las faltas
l. no es sospechoso
m. es optimista
n. permanece fuerte a través de todas las circunstancias

3. Permanencia del Amor: (versículos 8-13)

Los otros dones se acabarán cuando la iglesia sea perfec­cionada. Estos han sido dados para la edificación de la iglesia y cuando ella sea llevada en el rapto, los dones habrán terminado EI propósito para el cual fueron dados. No serán necesitados cuando seamos llevados de este mundo. El amor permanecerá hasta la eternidad, y es, por lo tanto, el más grande.

B. LA RESURRECCION: 1 Corintios 15

1. La Certeza de la Resurrección: (versículos 1-34)

La pregunta de la resurrección había sido presentada en Corinto. Aparentemente, algunos habían creído las enseñan­zas de los Saduceos. Concepciones materialistas de la resu­rrección de cuerpo habían llevado a ideas erróneas de la resurrección. Pablo trató con estos errores insistiendo en la resurrección corporal de Jesús como el hecho fundamental sobre el cual descansa el evangelio. Pablo sostuvo fuerte­ mente que si no fuera por la esperanza de la resurrección no habría razón para la existencia de la Cristiandad.

En este capítulo se dan tres razones del hecho de la resurrección:

a. Somos salvos por el evangelio (1 Corintios 151-2). Las experiencias de los Corintios fueron pruebas de la resu­rrección. El versículo 2 es una prueba fuerte que la en­señanza de la seguridad eterna incondicional es un error.

b. Las Escrituras llevan testimonio de la realidad de la resurrección.

c. Habían testigos oculares de Su cuerpo resucitado. El había sido visto diferentes veces por los Apóstoles. Se apareció a más de 500 hermanos a la vez. Esto sucedió 27 años antes de las escrituras de Pablo, pero la mitad de estos 500 aún estaban vivos. Una multitud así no se imaginaría la misma cosa. La resurrección tenía que ser una realidad. Pablo mismo fue un testigo de la resurrección de Jesús. Había visto a Jesús en el camino a Damasco. No podía haber otra explicación al fenómeno en la vida de Pablo.

Si no hubo resurrección de los muertos entonces Jesús no resucitó. Si Jesús no resucitó, entonces la fe de los Corintios era vana y ellos estaban aún en sus pecados.

Cristo es las primicias. Aun cuando los sepulcros fueron abiertos a Su muerte, no hubo resurrección de los santos del Antiguo Testamento hasta después de Su resurrección (Mateo 27:52-53).

La declaración dada en el versículo 24 es que el tiempo vendrá cuando el reinado mediador de Cristo terminará, habiendo cumplido su propósito, y en ese momento el oficio del Hijo cesará.

Hay un problema en el versículo 29 relacionado con el bautismo por los muertos. Sea que los Corintios estaban siguiendo algunas costumbres paganas o no aquí, no estamos seguros. Ciertamente que Pablo no lo aprobaría si ellos hubieran hecho esto. El preguntó que si no había resurrección, ¿por qué se bautizan por los muertos?

Una mejor interpretación para este versículo es que el Apóstol Pablo le refería al hecho del bautismo y preguntó: ¿Por qué se bautizan si Jesús nunca resucitó, porque si no hubo resurrección, entonces la ordenanza pierde su signi­ficado. El Sr. Roberto Anderson dio la traducción siguiente: “Más ¿qué será de ellos que son bautizados? Es por cadáveres si los muertos no resucitan.” Esto trae el pensamiento de que si no hay resurrección, el bautismo es en consideración de los muertos y no hay propósito en ello.

2. La manera y naturaleza de la resurrección: (versículos 35-50)

Pablo esperaba algunas preguntas relacionadas a la natu­raleza de la resurrección y contestó esas preguntas. El comparó el cuerpo con la semilla que es plantada. Cada semilla tiene su propio cuerpo. Así como estos tienen su cuerpo, así nuestros cuerpos mortales a través de la muerte resucitarán con un cuerpo nuevo, dado por Dios. Será un cuerpo espiritual. Seremos cambiados de mortales a in­ mortales. Todos no moriremos, mas todos seremos trans­formados.

Nuestra esperanza no es meramente la inmortalidad del espíritu, sino resurrección real del cuerpo (Romanos 8:23; 11 Corintos 5:4; 1 Tesalonicenses 5:23). No será el mismo cuerpo corrupto sino un cuerpo espiritual participando de la natu­raleza de la alisma gloria celestial de Dios.

3. La Trompeta Final: (versículos 51-58).

El Apóstol reveló un misterio de los que habían muerto en el Señor. El los describió como dormidos en Jesús. Esta es una manera linda de describir la condición de los que habían partido de esta vida: ellos están dormidos en Jesús. Estar ausente del cuerpo es estar presente con el Señor. Están esperando ser vestidos con un cuerpo nuevo. Los muertos están dormidos en Jesús: un espíritu redimido sin un cuerpo, esperando por ese momento, el día de la resurrección.

En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, la trompeta sonará. Los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados. Habrá una generación que no morirá, una generación que no irá al valle de la muerte, pues ellos serán transformados.

Vendrá el día cuando el espíritu incorruptible será reunido otra vez con un cuerpo que se vestirá de incorrupción. El destino de si alma será el destino de su cuerpo; los dos no pueden ser separados eternamente. Son separados por un corto tiempo mientras que el cuerpo espera por su resurrec­ción, pero cuando Jesús venga, el espíritu será reunido con el cuerpo. La muerte no puede tocar el alma o el espíritu de un cristiano. Toca el cuerpo por un corto tiempo hasta que la resurrección se efectúe.

El aguijón es sacado de la muerte porque el pecado es abolido. La muerte ya no es más un enemigo del cristiano, Podemos poner nuestro pie en la cabeza de la muerte enemiga y reírnos de ella: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?” En vez de echarnos al infierno eterno, la muerte misma irá allá. Porque en el Calvario, las cosas fueron cambiadas.

Finalmente, esta victoria nos deja un desafío - un desafío para ser firmes, constantes y creciendo en la obra del Señor.

C. POSTDATA:
1 Corintios 16

1. El Asunto de la Ofrenda:

Pablo dio a la iglesia instrucciones relacionadas con recibir ofrendas para ayudar a la iglesia de Jerusalén. Aparente­ mente, la iglesia en Jerusalén estaba sufriendo de problemas financieros. El estaba recibiendo ofrendas de las iglesias gentiles para ayudar a la iglesia madre. Pablo aconsejó a los Corintios que recogieran el dinero el primer día de la semana y escogieran a alguien que llevara el donativo a Jerusalén. El mismo no lo haría.

2. Exhortaciones Finales:

Pablo dió a los Corintios varias exhortaciones finales. Les dijo: “Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. Todas vuestras cosas sean hechas con amor.”

Pablo les dijo de sus planes de visitar Corinto. Dijo que pasaría por Macedonia y que tal vez se quedaría con ellos durante el invierno.
Es muy posible que esta carta hubiera sido escrita por Sostenes (1 Corintios 11), que Pablo le dictara y luego la firmara con su propia mano (1 Corintios 16:21). El puede haber añadido el siguiente versículo: “El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema.” Este versículo contiene un mensaje muy serio y nos dice cual es la opción si no amamos a Jesús. Ha de ser maldecido con un juicio muy serio, porque el Señor viene.
TOMO I: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS