miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 14. LA EPISTOLA DE PABLO A LOS GALATAS

PARTE II
Texto: Gálatas 3-6

A. EL EVANGELIO DE PABLO EXPLICADO

1. Justificación por la Fe
Referencia Bíblica
Gálatas 3:11 “El justo por la fe vivirá.”
Aquí está la escritura que Dios hizo real a Martín Lutero. la revelación de “Justificación por Fe” que inspiró a Lutero para tomar su decisión con coraje, lo cual resultó en la Reformación. Lutero escuchó estas palabras habladas mien­tras él estaba ascendiendo de rodillas la escalera de Pilato. El salió corriendo de la escena y empezó a predicar una sal­vación basada solamente en la fe en Jesús.

Es muy evidente que ningún hombre podía ser justificado por la ley. Ningún hombre ha sido capáz de mantener la ley en su totalidad. Si alguien podría salvarse a sí mismo por sus buenas obras, entonces el Calvario fue el disparate más grande de todos los tiempos.

2. Nuestro Ayo
Referencia Bíblica
Gálatas 3:24-25 “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo.”

Jesús no vino para destruir la ley, sino para cumplirla. La ley no falló, pero el hombre fracasó bajo la ley. La ley es todavía tan justa como siempre, condenando el pecador.
Es importante entender para qué la ley fue dada en el prin­cipio. Desde la caída de Adán, el hombre ha sido un pecador. La ley no alteró esto, mas permitió que el hombre conociera que era pecador. “Porque por medio de la ley es el conoci­miento del pecado” (Romanos 3:20).
Antes que el hombre pudiera ser salvado, tenía primero que ser condenado y reconocer su necesidad de salvación. Jesús no vino para condenar, porque la ley lo había hecho antes (Juan3:17).

Después de dar a Moisés la ley moral, Dios agregó la ley ceremonial que consistía de tipos señalando a Cristo. La ley, nuestro ayo, no podía salvar, pero reveló la necesidad de salvación y señaló hacia aquel quien podía salvar.

3. Abba, Padre
Referencia Bíblica
Gálatas 4:6 “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!”
Bajo la ley una persona sólo podía ser un esclavo, pero bajo la gracia él puede convertirse en un hijo de Dios.
Jesús enseño a sus discípulos a orar, “Padre Nuestro”, no obstante, ellos no lo hicieron hasta el día de pentecostés. La palabra “abba” es la palabra arámica “Padre”. Fue usado tres veces en las Escrituras. Jesus usó este término en Getsemani (Marcos 14:36) y Pablo lo usó en dos ocasiones (Romanos 8:15 y Gálatas 4:6).
“Abba”, expresaba la primera ocasión que un niño llama a su padre por nombre (Papá” o papi pueden ser equivalentes), habla de un amor, verdadero y tierno y trae gran regocijo al corazón del padre. “Padre”, el equivalente Griego, significa “Perfección.`
Indudablemente el nuevo niño nacido en Cristo grita esto cuando habla en lenguas en el momento que es bautizado con el Espíritu Santo.

4. Dolores De Parto
Referencia Bíblica
Gálatas 4:19 “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros.”
Esta afirmación del Apóstol Pablo prueba que el apóstata es un alma perdida. La iglesia tiene que sufrir dolores de parto por cada alma nacida en el cuerpo de Cristo. Si el descarriado no es perdido, no habría necesidad de sufrir dolores de parto.
Cada ministro del evangelio, de experiencia sabe que se toma frecuentemente más oración para librar un descarriado que por un nuevo convertido.

5. La Alegoría
Referencia Bíblica Gálatas 4:22-31
En la última parte del capítulo cuatro, el Apóstol Pablo dio una alegoría. La historia de agar y Sara con sus dos hijos, Ismael e Isaac, tiene una aplicación espiritual. Esta alegoría debería ser cuidadosamente estudiada por el estudiante de la Biblia. En la alegoría, hay dos mujeres, dos hijos, dos pactos, dos montañas y dos ciudades.
Pablo usa esta historia completa para ilustrar la diferencia entre la ley y la gracia: agar era una esclava justamente como la ley esclaviza.

B. EL EVANGELIO DE PABLO VIVIDO

1. Un poco de Levadura
Referencia Bíblica
Gálatas 5:9 “Un poco de levadura lueda toda la masa.”

Levadura es el fermento usado en cocinar. Aparentemente en los tiempos bíblicos, era mantenido como una masa.
Jesús advirtió a sus discípulos de la levadura de los fari­seos y saduceos (Mateo 16:6). Esto fue explicado para dar a entender la doctrina y predicaciones de los fariseos y saduceos.

El Apóstol Pablo dijo que un poco de doctrina falsa conta­minaría todo el cuerpo de los creyentes. El estudiante debería considerar la seriedad de la enseñanza falsa. Doctrina falsa guiará a la apostasía, la cual es mucho más seria que la iniquidad por caer en un acto de pecado. Es muy difícil reclamar a un apóstata.

También debería ser notado que las sectas falsas creen una parte de la verdad; no obstante, es la doctrina falsa que se entremezcla con la verdadera doctrina, la cual destruye. Solo necesita un poco de doctrina falsa para contaminar y destruir todo el cuerpo.

2. La Gracia no es una Licencia
Referencia Bíblica
Gálatas 5:4 “De la gracia habéis caído.”

Somos salvados por la gracia y mantenidos por la gracia de Dios; no obstante, es posible caer de la gracia. Gracia no es una licencia para pecar, más aún el poder de Dios para vivir por encima del pecado.
Hay los que enseñan que una persona puede vivir en el pecado, y en el fin ser salva por la gracia. En capítulo 5 verso 4 el Apóstol Pablo dice que sí, es posible caer de la gracia.

En Judas, verso 4, leemos de hombres que convierten en libertinaje la gracia de Dios; no obstante, la gracia de Dios nos permite vivir por encima del pecado.

3. Obras de la Carne
Referencia Bíblica
Gálatas 5:19-21 “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, di­sensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

En el quinto capítulo el Apóstol Pablo contrastó las obras de la carne con el fruto del espíritu. Hay una guerra constante entre la carne y el espíritu. El único camino a la victoria es crucificar la carne (verso 24).
Hay diecisiete obras de la carne nombradas, pero Pablo añadió “y cosas semejantes.” Esto quiere decir que todos los pecados similares son incluidos en las obras de la carne.

Estos pueden ser divididos en cuatro grupos: impureza, idolatría, hostilidad y orgía. Definiremos cuatro de ellos. El significado de las otras es bien conocido.
a. Lascivia- deseos desordenados
b. Emulación - rivalidad
c. Sedición - rebelión y división
d. Herejías - enseñanzas falsas que son destructivas para la fe verdadera
Pablo recapitula con una advertencia que los culpables de estos pecados no heredarán el reino
de Dios.

4. Fruto del Espíritu
Estos son nueve en número, pero hay un sólo fruto, signifi­cando que ellos son nacidos por una raíz común o planta.

Este no es el fruto del hijo de Dios, mas aún el fruto del Espíritu Santo. El cristiano no produce este fruto, mas el Espíritu produce el fruto en la vida del cristiano.

El Espíritu Santo produce este fruto en tanto que la necesidad llega. Por ejemplo, durante las temporadas de desá­nimo y tristeza, el Espíritu Santo producirá el fruto de gozo.
Pablo enseñó claramente que el secreto de la victoria es vivir en el Espíritu y caminar en el Espíritu.

5. La Ley de La Consecuencia
Referencia Bíblica
Gálatas 6:7 “pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”
Aquí es expresada la ley de la consecuencia. Una persona cosecha todo lo que siembra. No hay forma de cambiar esta ley. Mantendrá esta verdad en toda la vida de un hombre, si está sembrando para la carne o si está sembrando para el Espíritu.

6. Las Marcas del Señor Jesús Los enemigos de Pablo decían que él no era un Apóstol genuino, pero su cuerpo golpeado, majado, y marcado, probó que él era.
TOMO II: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS