miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 12. LA SEGUNDA EPISTOLA DE PABLO A LOS CORINTIOS

(Continuación)
2 Corintios 8-13

A. LA GRACIA DE DAR:
2 Corintios 8-9

1. La Ofrenda para los Creyentes Pobres en Jerusalén:

Estos dos capítulos contienen instrucciones referentes a la ofrenda para los creyentes pobres en Jerusalén. El asunto de este fondo de ayuda es mencionado cuatro veces en el Nuevo Testamento (1 Corintios 16:1-3; 11 Corintios 8, 9; Romanos 15:26-27; Hechos 24:17). La ofrenda había sido empezada el año anterior (11 Corintios 8:10). Aparentemente, la iglesia en Corinto no había tenido mucho entusiasmo para recoger la ofrenda, hasta este tiempo, y Pablo trató con el asunto en estos dos capítulos. El no sólo quiso dar ayuda a los creyentes en Jerusalén, sino que quería desarrollar la gracia de dar entre las iglesias y establecer confraternidad entre ellas. El sabía que la mejor manera de hacer esto sería interesar a los creyentes de Macedonia y las otras provincias en ayudar a los creyentes de Palestina.

2. El Ejemplo de los Creyentes en Macedonia:

Pablo habló de la liberalidad de los creyentes en Macedonia. Dijo que la gracia de Dios les fue dada. Las cosas que abundaron en las riquezas de su generosidad eran:

a. Su gran prueba de tribulación
b. Su abundancia de gozo
c. Su profunda pobreza

¿Cómo puede la gente de profunda pobreza dar grandes ofrendas? Pablo dijo que ellos estuvieron dispuestos a dar aun más allá de sus fuerzas (versículo 3). Ellos rogaron a Pablo que aceptara su ofrenda. Anhelaban tener confraterni­dad con los creyentes por compartir sus posesiones materiales con ellos. Se dieron ellos mismos primero, y luego dieron todo lo que tenían.

3. El Desafío de, Pablo:

Pablo exhortó y desafió a la iglesia en Corinto a dar liberal­ mente para su propio beneficio y el beneficio de la iglesia. Les exhortó a tener todo listo cuando él llegara. Para ani­marles, les recordó del ejemplo de nuestro Señor. 11 Corintios 8:9: Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico; para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”

Pablo quería que ellos conocieran la gracia de vivir. Intentó enseñar a los Corintios como obtener esta gracia tan im­portante. Pablo enseñó ciertos principios respecto al dar ofrendas. Las ofrendas deben ser dadas según estos principios:

a. Voluntario
b. Proporcionado
c. Sistemático
d. Irreprensible en su negocio y administración.

4. El Espíritu de Dar:

El primer requisito de la gracia de dar fue un corazón dispuesto. Dios quiso que todos compartieran cualquier carga por Su obra igualmente, según su habilidad. Dios no quiere ningún regalo que se da por la fuerza. Dios no quiere el regalo que una persona da porque siente que tiene que hacerlo. Dios ama al dador alegre, a la persona que con gozo se acuerda de las necesidades de la obra de Dios y propone tener confraternidad con El, aun más allá de sus fuerzas.

5. El Resultado de Dar liberalmente:

Los resultados y bendiciones de dar liberalmente son declarados aquí. Pablo expresó la verdad que el que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, también segará generosamente. No sólo habrá una cosecha abundante para los que siembran genero­samente, sino que Dios hará que la gracia abunde en el dador y todas sus necesidades serán provistas (versículo 8). Podemos glorificar a Dios por diezmar y dar liberalmente para la necesidad de la causa de Dios (11 Corintios 9:13).

B. LA APARIENCIA PERSONAL DE PABLO:
2 Corintios 10

En este capítulo Pablo vindicó su autoridad apostólica ante la iglesia. Se ha sugerido que algunos de sus enemigos habían dicho que Pablo era débil en su apariencia física.

No hay ninguna referencia en el Nuevo Testamento acerca de como fue la apariencia de Pablo. Algunas tradiciones dicen que él era pequeño de estatura y calvo con una nariz ligeramente grande. Otras tradiciones dicen que era de estatura mediana con cabello crespo. Realmente no hay registro de cómo era el Apóstol, pero la declaración de que él tenía una personalidad débil ciertamente fue falsa. Por la predicación del evangelio, Pablo pudo trastornar ciudad tras ciudad. Debe haber sido una persona poderosa y dominante. En respuesta a la declaración de que él era débil, Pablo escribió que por lo menos él fundó sus propias iglesias y no perturbó a las iglesias fundadas por otros (11 Corintios 10:16).

En los versículos 3, 4 y 5 se mencionan las armas espirituales y estas armas son poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. Por medio de estas armas espirituales el hijo de Dios puede llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. Muchos problemas en la iglesia surgen de las imaginaciones, las cuales tienen que ser derrotadas.

C. DESPOSADO CON CRISTO:
2 Corintios 11:2

En el tiempo de Pablo, era una costumbre que algún mediador arreglara los matrimonios de parejas jóvenes. Era muy serio si el compromiso que el mediador arreglaba era quebrantado o si una de las personas fuera infiel. Un compromiso de matrimonio entre los judíos era un asunto muy serio y no podía ser disuelto sin una escritura de divorcio. La sociedad ha ido muy lejos de aquella norma, pero es esta norma la que agradó a Dios y todavía le agrada. Pablo tuvo esto en mente cuando escribió a los Corintios: “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.”

La iglesia es la novia elegida de Cristo, desposada con El como una virgen casta.

D. LA JACTANCUL DE PABLO:
2 Corintios 11

Pablo pidió disculpas por su jactancia. Parece que se dio cuenta que la jactancia era indebida, pero aclaró que su jactancia fue una locura que fue forzada sobre él. Pablo exhortó a los Corintios que le toleraran a él por causa de su pre­ocupación por sus almas. El era celoso por ellos y quería que ellos permanecieran en la simple verdad del evangelio.

Pablo advirtió a los Corintios contra los mensajeros de Satanás. Estos profetas falsos que vinieron con el pretexto de ser verdaderos apóstoles superiores. Esto era natural siendo que su padre, Satanás viene como un ángel de luz.

Pablo superó en el sufrimiento. Si los profetas falsos tenían razón para jactarse, Pablo ciertamente la tenía. Si los Corintios toleraban a los necios, tal vez podían tolerarle a él, por lo menos como a un necio, si nada más. Como un siervo de Cristo, Pablo declaró que él superó a todos ellos. El llevó no solamente el sufrimiento físico, sino también la carga mental del cuidado de la iglesia.

Pablo desafió a sus críticos que hicieran una comparación entre ellos y él por toda norma: como un hebreo leal, como un obrero verdadero para Cristo y como uno que sufre por Cristo. Toda su vida había sido una historia sin interrupción de martirio viviente.

E. EL AGUIJON EN LA CARNE DE PABLO:
2 Corintios 12

El hombre a quien Pablo se refiere en este capítulo era él mismo. Los catorce años llevan a aquel momento cuando Pablo fue apedreado en Listra y arrastrado afuera como muerto. Pablo dijo que no sabía si estaba muerto o no, pero tuvo una experiencia que le dio una visión del paraíso.

El paraíso es al lugar donde los espíritus que han dejado los cuerpos están reposo consciente con el Señor entre la muerte y la resurrección. Antes de la resurrección de Jesús, el paraíso estaba junto al Hades, pero cuando Jesús resucitó, El desocupó este compartimiento y trasladó el paraíso al tercer cielo. Fue a este lugar que el Apóstol Pablo fue arrebatado. Su experiencia fue tan gloriosa que el Señor le dió un aguijón en la carne para guardarle humilde.

Hay varias opiniones acerca de cuál fue el aguijón en la carne de Pablo. Parecería que era alguna enfermedad física, porque rogó al Señor tres veces que se lo quitara pero el Señor le hizo entender que esto le fue dado para guardarle humilde. La promesa fue dada con esta revelación que la gracia del Señor era suficiente y que su poder se perfecciona en la debilidad.

Algunos han pensado que su aguijón en la carne fue su ceguera parcial. No podemos probar esto. Sin embargo, Pablo escribió con letras grandes (Gálatas 6:11), que puede haber sido debido a su ceguera parcial. También puede ser la razón que Pablo dictara algunas de sus epístolas a sus ayudantes. Los Gálatas le habrían dado sus propios ojos (Gálatas 4:15).

F. CONCLUSION:
2 Corintios 13

En conclusión, Pablo habla de esta carta como una tercera visita. Había escrito dos cartas antes y estaba contando estas cartas como visitas.

En su advertencia final, Pablo exhortó a los Corintios a una auto-examinación para probarse inocentes ante Dios.

Esta epístola fue escrita en el año 57 D.C. Pablo llegó a Corinto en el otoño del mismo año, pasó el invierno allí, y en la primavera siguiente salió para Jerusalén.
TOMO I: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS