miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 17. LA EPISTOLA DE PABLO A LOS EFESIOS

PARTE III
Texto: 4:16-624

A. CAPITULO 4:17-32

1. Comparación del Pecador con el Santo de Dios
De nuevo el Apóstol Pablo trae un contraste distintivo entre el hombre no regenerado y el hijo de Dios nacido de nuevo.

El hombre no salvado vive para satisfacer solamente sus propios deseos carnales; su entendimiento está obscurecido. Está separado de la vida de Dios por la ignorancia. Se da a sí mismo totalmente para satisfacer.
El hijo de Dios es nuevo hombre creado en rectitud y san­tidad.

2. Hablad la Verdad
Referencia Bíblica
Efesios 4:25 “Por lo cual, desechando la mentira, hablad ver­ dad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.”

Los efesios son exhortados a desechar la mentira y que siempre hablen la verdad. La Biblia le da mucho énfasis sobre la seriedad del pecado de la mentira. En Apocalipsis 21:8, nos dice que todos los mentirosos tendrán parte en el lago de fuego. Podemos entender cuan seria es la mentira cuando nos damos cuenta que el hombre tiene que enfrentar y con­fesar la verdad antes de poder ser otorgado el arrepenti­miento. La mentira puede ser perdonada pero el perdón no viene mientras un hombre miente.

3. El Coraje Piadoso
Referencia Bíblica
Efesios 4:26-27 “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.”
La indignación piadosa existe. El hombre piadoso reac­cionará con indignación contra la maldad y la impiedad. Pablo no condenó esta ira piadosa, sino instruyó a los efesios a no pecar en este momento de indignación. Es posible cuando hay enojo dar al diablo una oportunidad o un tropiezo en la vida de uno. En otras palabras, el hombre enojado puede decir o hacer cosas que son malas de las cuales clamará por arrepentimiento. Pablo afirmó que esto no debe ser; antes que el día sea completado, el hecho debería ser completamente resuelto y puesta cada cosa en su lugar.

4. Contristando al Espíritu Santo
Referencia Bíblica
Efesios 4:30 “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”

Este es uno de los pecados en contra del Espíritu Santo el cual, si continua, causará que el Espíritu Santo salga de la vida de una persona. Es el pecado de conformidad con el mundo y siendo inconsistente en su vida cristiana. En el verso 31, se dice que el Espíritu Santo puede ser contristado si la amargura, ira, enojo, clamor, y las malas palabras no son puestas atrás. El Espíritu Santo causará que cada hijo de Dios sea bondadoso, de corazón tierno y perdonador.

B. CAPITULOS

1. Hijos de Luz
La palabra “pues” (verso 1) muestra que Pablo está prepa­rando lo que él tenía que decir sobre la exhortación que había escrito. No debemos contristar al Espíritu Santo, sino ser seguidores de Dios y caminar en el amor.
Entonces Pablo nos dio otra vez el contraste entre el no regenerado y el nuevo nacido hijo de Dios. El registró, muchas cosas que, claramente afirman, dejarán a cualquiera fuera del Reino de Dios. Aquellos que hacen tales cosas son llamados los hijos de desobediencia sobre los cuales vendrá la ira de Dios. Debería ser notado que entre la lista están las palabras deshonestas, necedades, y truhanerías. Los cristia­nos no repetirán chistes indecorosos, ni se reirá de ellos si los escuchara.

Los hijos de la luz producirán el fruto del Espíritu que aquí está nombrado como bondad, justicia y verdad. Ellos no harán compañerismo con las obras infructuosas de la oscu­ridad.

2. Aprovechando el Tiempo
Referencia Bíblica

Efesios 5:16 “Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”
Siendo que los días son malos, es necesario para cada cristiano adquirir toda oportunidad para aprovechar el tiempo. Para hacer esto, tiene que caminar cuidadosamente y con buen propósito delante del Señor. No habrá tiempo para des­ cuido ni embriaguez. El hijo de Dios será lleno con el Espíritu, hablando y cantando salmos, himnos y canciones espiri­tuales.

3. Exhortación a los Esposos y Esposas Referencia Bíblica
Efesios 5:22-23 “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es la cabeza de la mujer, así como Cristo es la cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo y El es su salvador.”

Este es un pasaje maravilloso de la Escritura que nos da algunas instrucciones importantes para los esposos y espo­sas. El esposo es la cabeza del hogar y, como tal, la esposa tiene que someterse a él (verso 22).

Las esposas tienen que estar sujetas a sus esposos (verso 24) y reverenciarlos (verso 33). Por otra parte, los esposos tienen que amar a sus esposas como a sí mismos. Pablo afirmó que aquel que ama a su esposa, se ama a sí mismo (verso 28).

Las esposas estarán felices de someterse y obedecer a sus esposos, si estos las aman realmente. En estas cortas pala­bras de instrucciones, Pablo nos ha dado la llave para matri­monios felices. Si los esposos viven conforme a estas instruc­ciones, habrán pocos matrimonios desbaratados.

4. Cristo y Su Iglesia Referencia Bíblica Efesios 5:22-23
En este pasaje de la Escritura, Pablo, por usar la instrucción que da a los esposos y esposas, trajo la relación entre Cristo y la Iglesia. Jesús amó a la iglesia se dio a sí mismo por ella. Un día, El la presentará a El mismo, una hermosa, gloriosa novia. El estudiante notaría cuidadosamente el verso 26; la afirmación aquí ha sido grandemente mal entendido por muchos. Es reconocido que la palabra de Dios es capaz de limpiar y tener una influencia de santidad en las vidas de los herederos (Juan 15:3; 17:17). En esta cláusula, no obstante, el Apóstol Pablo indudablemente se está refiriendo a ambas cosas, a las aguas del bautismo y el poder de la obediencia a la palabra de Dios.

C. CAPITULO 6

1. Instrucciones Para el Hogar y la Familia
Referencia Bíblica Efesios 6:1-9
La relación existente entre padres e hijos es muy impor­tante. Los hijos tienen que obedecer a sus padres: por otra parte, los padres no deben provocar a sus hijos. Mucho puede ser escrito aquí concerniente a esta amonestación. Los padres no pueden estar contra sus hijos, buscando faltas e, irritándose hasta que los hijos estén resentidos. Más aún tienen que educarlos con disciplina de amor.

Instrucciones son dadas a los sirvientes para obedecer a sus amos y hacer lo mejor como para el Señor. Los amos no tienen que amenazar a sus siervos, mas bien ser considerados con ellos. Es reconocido que estas instrucciones son dadas a la relación existente entre los amos y sus esclavos, pero los mismos principios se aplicarán hoy entre empleadores y empleados. El amo cristiano será considerado de aquellos que trabajan para él; el empleado cristiano hará lo mejor para complacer a su señor.

2. La Armadura Total de Dios
Referencia Bíblica Efesios 6:10-20

El Apóstol Pablo concluye la epístola a los Efesios con una exhortación de ser equipado para la batalla. Dio énfasis al hecho de que estamos en una batalla con potestades espiri­tuales en el aire; o, en términos modernos, en contra de las fuerzas de maldad en la esfera sobrenatural.

En este mundo, estamos rodeados por lo malo, y es muy importante que seamos equipados propiamente para pelear en contra de la hostilidad del diablo.

Cuando Pablo escribió estas palabras, indudablemente, estaba mirando al soldado romano que le cuidaba. Nom­brando las diferentes piezas de armadura, él lo aplicó al sentido espiritual.
La lista es como sigue:

1. Cinturón de Verdad
2. Coraza de Justicia
3. Calzados del evangelio de la Paz
4. Escudo de la Fe
5. Yelmo de la Salvación
6. Espada del Espíritu
7. Oración

La Biblia dice claramente:
“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principa­dos, contra potestades, contra los gobernadores de las tinie­blas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la sal­vación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.”

La atención del estudiante es llevada a la coraza de justicia. Verdad e integridad tienen una parte muy importante en esta armadura de Dios. Muchas veces concluimos con la espada del Espíritu. Pero la conclusión propia está en la oración. Sin la oración y la súplica en el Espíritu, las otras piezas en la armadura serían inefectivas.
TOMO II: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS