miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 31. LA EPISTOLA DE PABLO A FILEMON

A. LA EPISTOLA A FILEMON

Esta corta carta es una de las más bellas epístolas de Pablo. Era una carta privada que concernía a un problema personal y nos da una iluminación profunda del trato del apóstol con los cristianos que habían sido rescatados del pecado. Aquí encontramos el amor devoto de Pablo por las almas individuales lo cual fue una de las razones de su éxito como un misionero.

Filemón era un residente rico de Colosas y era miembro fiel de la iglesia. El y Pablo eran amigos íntimos y se había convertido bajo el ministerio de Pablo.

La ciudad de Colosas estaba localizada a unos cuantos kilómetros de Laodicea, en la ruta comercial entre Efeso y el Eufrates. Algunos de los creyentes en Colosas se reunían en la casa de Filemón. Esto muestra que Filemón era un hombre rico, que su casa era lo suficientemente grande para acomodar la iglesia. Tam­bién tenía esclavos. Puede parecer extraño que él tuviera esclavos, mas en aquellos tiempos, la esclavitud era comúnmente aceptada y no parecería diferente que si escogieran sirvientes domésticos. En algunas ocasiones ambos, el sirviente y el amo, eran cristianos (I Timoteo 6:1-2). Por esta razón Pablo dio instrucciones para los esclavos cristianos tanto como para los amos.

Onésimo era un esclavo de Filemón. Era un joven inteligente. Varios años después que Pablo había salido de Asia y estaba encarcelado en Roma, Onésimo defraudó con dinero a su amo Filemón, y huyó a Roma. Indudablemente él se había encontrado con Pablo en la casa de Filemón anteriormente. En Roma, él encontró a Pablo en prisión y se convirtió bajo el ministerio de Pablo.

Esta epístola fue escrita a la vez que Pablo estaba preso en la primera ocasión, en casi el mismo tiempo que su epístola a los Colosenses, posiblemente 62 D.C. Era una carta hermosa, interce­diendo por el esclavo prófugo y apelando a Filemón que recibiera otra vez a Onésimo como a un hermano cristiano.

B. INTRODUCCION

Referencia Bíblica

Filemón 1-3

Pablo se introdujo a sí mismo como el escritor de la carta y se describió como a un prisionero de Jesucristo. Asumió la posición de un mendigo; como el garante del Señor, él iría a suplicar por otro fiador seis veces en esta carta, Pablo hizo referencia a su encarcelación. Esto ciertamente tiene que haber sido una tremenda súplica para Filemón.

Timoteo es mencionado en la salutación, mas esto no significa que él asistiera en la escritura de la carta. Quiere decir que Timoteo completamente consentía con Pablo en el asunto contenido en la carta. Timoteo es, llamado “nuestro hermano.” Se asume que él era bien conocido de Filemón y que Timoteo estaba profundamente interesado en el caso de Onésimo.

Apia era la esposa de Filemón. El hecho de que su nombre apa­rece después de Filemón mostraría la relación cercana. Ella tendría definitivamente in interés en el regreso de Onésimo e influenciaría la posición de su esposo al respecto. No estamos seguros de la relación de Arquipo con Filemón, Pero el hecho de que su nombre es mencionado aquí revela que él tenía conexiones con toda la casa de Filemón. Se sugiere que Arquipo era el hijo de Filemón. Sería observado que de Filemón se había dicho que era “un cola­borador nuestro” y Arquipo era descrito como un soldado. Uno era un compañero de Pablo en el afán, el otro compañero de Pablo en la batalla

C. ACCION DE GRACIAS POR FILEMON

Referencia Bíblica

Filemón 4-7

Sabiamente Pablo no introdujo inmediatamente el propósito de su carta sino que expresó su amor por Filemón. Había venido pala­bra al apóstol de cómo Filemón había demostrado su amor por los cristianos por proveer para ellos. Este amor por la iglesia de parte de Filemón significó mucho para los cristianos. Cuando el reporte vino al apóstol, éste refrescó y animó a Pablo. Pablo expresó la grandiosa acción de gracias por la nobleza en el carácter de Filemón. Su amor por Filemón es expresado por una palabra, “hermano.” La posición de esto al final de la expresión de acción de gracia dio gran énfasis sobre el amor de Pablo y apreciación por Filemón. Con esta expresión de amor cristiano, Pablo estaba listo ya para hacer su apelación.

D. LA INTERCESION POR ONESIMO

Referencia Bíblica

Filemón 8-17

Como un esclavo prófugo que había defraudado en dinero a su amo, Onésimo podía esperar el flagelo y posiblemente la cruci­fixión bajo la ley Romana. Como un cristiano, pudo haberse quedado en Roma y nunca volver a su amo. Mas ésta no sería lo correcto y ciertamente nunca habría hecho la restitución. Pablo le aconsejó a regresar a su amo y escribió esta carta de intercesión por la reconciliación de parte de Filemón.

El nombre “Onésirno” quiere decir “útil” Pablo dio énfasis sobre esto y recordó a Filemón que Onésimo había sido inútil en el pasado, ahora él era útil a ambos-, a Filemón y a Pablo. Pablo habló de sí mismo como ser “ya anciano y también ahora un prisionero de Jesucristo.” En este tiempo particular, Pablo tenía cerca de sesenta años de edad, un veterano en el evangelio. El hecho de sus años de servicio y el precio que él había pagado por el evangelio, él confió que influenciarían a Filemón.

La apelación a Filemón era que Onésimo fuera recibido de nuevo, no sólo como a un esclavo, sino también como a un hermano amado del Señor Pablo apeló a Filemón a que él recibiera a Onésimo así mismo como él recibiría al mismo Pablo.

E. LA FIANZA DE PABLO

Referencia Bíblica

Filemón 18-22

Para quitar el último obstáculo que pudiera levantarse en la mente de Filemón concerniente al asunto, Pablo se comprometió a devolver cualquier deuda que Onésimo debiera. Como Onésimo no estaría en condición de hacer restitución monetaria alguna, Pablo asumió la deuda incurrida. Como el padre espiritual de Onésimo, él asumía toda obligación por él. Pablo firmó la carta con su propio puño y letra para hacerla legal y sellada. Es muy posible que Pablo escribiera con su propia mano esta carta. Pablo recordó a Filemón que, éste último le debía a él una deuda más grande que la que Onésimo le debía a él. No obstante, esto no anuló la sinceridad de Pablo para asumir la responsabilidad de devolver cualquier obli­gación que se debiera a Filemón por Onésimo.

F. CONCLUSION

Referencia Bíblica

Filemón 23-25

En la conclusión de esta carta, Pablo mencionó su esperanza de visitar a Colosas y pidió a Filemón que le preparase alojamiento. Mencionó a varios amigos y envió saludos de ellos. Epafras era también de Colosas y era bien conocido por Filemón. Fue el funda­dor de la iglesia en Colosas y estaba con Pablo en Roma. Los otros cuatro hombres mencionados son descritos como colaboradores de Pablo. Sería notada que Demas es mencionado aquí como en compañero honorable con Pablo. Se dijo que mas tarde Demas desamparó a Pablo, “Habiendo amado a este mundo presente” (11 Timoteo 4:10). Parecería que Pablo, escribiendo la carta, no tenía duda del resultado del asunto. Sabía que Filemón aceptaría a Onésimo otra vez como a un hermano. En el verso 21 Pablo escribió “sabiendo que harás aun más de lo que te digo,” aludiendo que Pablo esperaba que Filemón libertara a Onésimo. No tenemos pru­eba de lo que realmente sucediera. Sin embargo, la tradición sos­tiene que Filemón recibió a Onésimo y le dio su libertad. Esta tradición también sostiene que Onésimo vino a ser un ministro del evangelio y obispo en Berea. Esto, desde luego, no la podemos probar, sino que ciertamente nos gustaría creerlo.

G. LA LECCION ENSEÑADA EN ESTA EPISTOLA

Esta epístola es una bella historia, de perdón y reconciliación. Existen aquí dos lecciones principales que debemos notar:

1. Pablo trajo el evangelio a Onésimo y se convirtió en aquel que intercediera por la reconciliación de Onésimo con su amo. No es suficiente predicar el evangelio y ganar un alma; el ministro es responsable de vigilar que el nuevo convertido está totalmente res­taurado y hace lo recto en todo.
2. La importancia de la restitución es enseñada aquí. Onésimo pudo haberse quedado en Roma y nunca retornar a Colosas. Por retornar, estaba restituyendo. Ciertamente la restitución tiene un lugar importante en el plan de salvación.
TOMO III: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS