miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 39. LA EPISTOLA DE SANTIAGO

Parte III

A. LA MUNDANALIDAD Y LA PIEDAD


Referencia Bíblica

Santiago 4:1-10

Después de haber hecho su declaración acerca de la paz, Santia­go dio la razón por todos los pleitos y guerras; vienen como resul­tado de la codicia. Santiago dijo a los cristianos judíos, que éstos quieren lo que no pueden tener; por consiguiente odian y están preparados para matar No reciben lo que desean porque no oran, y cuando oran, sus oraciones no son contestadas porque ellos son motivados por deseos malignos.

Aquí se dan dos razones por una oración sin respuesta:

1. No piden
2. Piden con motivos malos.

La amistad con el mundo es ser infiel a nuestro Amado celestial y, por consiguiente, es cometer adulterio espiritual. Dios no tolerará a Su novia el estar coqueteando con el mundo.

El versículo 5 es uno que necesita atención especial. No existe escritura en el Antiguo Testamento donde esta cita puede ser encontrada. Pero hay muchas escrituras que pueden enseñar esta verdad. Posiblemente la mejor interpretación de este versículo es así: “El anhela celosamente el espíritu que El ha puesto en nuestros corazones” (Goodspeed). Esto simplemente quiere decir que el Señor es un Dios celoso y El no tolerará un amor dividido. Al mismo tiempo, El reconoce la batalla que se libra con el mundo. El da mayor gracia” (versículo 6). Es una maravillosa y reconfortante declaración. Las dificultades de vivir por Dios en este mundo maligno son sobrepasadas por la ayuda grandiosa de nuestro salva­dor. Su gracia siempre es suficiente. Por esta razón, el cristiano debe buscar la ayudar de Dios, y a través de la humildad, someterse a Dios. El no ayudará al orgulloso y arrogante, pero ayudará a aquellos que son humildes y dependientes de Su gracia.
Aquí son dados siete imperativos:

1. Someteos a Dios
2. Resistid al diablo
3. Acercaos a Dios
4. Limpiad vuestras manos
5. Purificad vuestros corazones
6. Afligíos y lamentad, y llorad
7. Humillaos delante del Señor

Hay victoria sobre el diablo por hacer dos cosas:

1. Someteos a Dios
2. Resistid al diablo

El diablo no puede sobrepasar esta combinación y él huirá, Puri­ficad vuestros corazones simplemente quiere decir no ser de doble ánimo. Un corazón puro es un corazón de propósito singular Afligir y lamentar aparentemente se refiere al arrepentimiento sincero. La promesa que se une a esto es que Dios levantará al que se humillare a sí mismo en la presencia del Señor.

B. UNO SOLO ES EL DADOR DE LA LEY

Referencia Bíblica

Santiago 4:11-12 “Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Uro solo, es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?”

Aquel que calumnia a su hermano está transgrediendo a la ley real de amor. Como tal, él no es más un hacedor de la ley sino un juez. Pero sólo hay un juez quien da la ley. En Sus manos está la decisión de la vida y la muerte. Santiago preguntó, “¿quién eres tú para que juzgues a otro?”

C. LA PROPIA CONFIDENCIA PECAMINOSA

Referencia Bíblica

Santiago 4:13-17

La vida es de poca duración e incierta. Sólo Dios conoce nuestro futuro. Por esta razón, no debemos jactarnos acerca del futuro ni nuestros planes futuros. Esta confianza en sí mismo es pecado. Siempre debemos hacer nuestros planes bajo la voluntad de Dios; el hacer lo contrario es pecado.

D. JUICIO DEL RICO OPRESOR

Referencia Bíblica

Santiago 5:1-6

Santiago condenó a los ricos opresores por su corrupción y explotación de sus prójimos. Esta no es una condenación de los ricos que son buenos mayordomos, sino del rico que ha recibido ganancia mal adquirida del pobre atropellado. Miles se han conver­tido en millonarios por el engaño. Es evidente que las riquezas obteni­das de esta forma nunca pueden ser ganadas honestamente. La explotación del trabajador conduce a la agitación obrera, pleitos y derrocamiento de gobiernos. Estas dificultades entre el trabajador y el amo son señales de la pronta venida de nuestro Señor Santiago dijo que ellos habían acumulado tesoros para los últimos días. ¡Ciertamente esta condición ha sido cumplida en nuestros días!

E. PACIENCIA HASTA EL REGRESO DEL SEÑOR

Referencia Bíblica

Santiago 5:7-11

Santiago no dio promesa por juicio rápido para el rico, sino exhortó a los cristianos a ser pacientes, esperando el retorno del Señor Jesús.

En la Palestina, después de la siembra, había la lluvia temprana. Entonces la última lluvia venía justamente antes de la siega mien­tras lo sembrado estaba madurando. En esta era de la iglesia durante el primer siglo, vino el primer derramamiento del Espíritu Santo lo cual era la lluvia temprana. Durante el vigésimo siglo ha acontecido el derramamiento del Espíritu Santo otra vez, lo cual es la lluvia tardía. Esta es una de las señales más seguras de la próxima venida del Señor. Justamente como el Señor está pacientemente esperando por la siega cuando El tomará Su Iglesia para El mismo, así somos exhortados a ser pacientes.

“No os quejéis unos contra otros” (versículo 9) simplemente sig­nifica no culpa a otro por sus problemas. Un juez está delante de la puerta y si empezamos a culparnos uno a otro, caeremos bajo juicio. El sufrimiento de los profetas y la paciencia de Job nos recuerda que el Señor es capaz de ayudarnos con tiernas misericordias.

F. EL JURAMENTO ES PROHIBIDO

Referencia Bíblica

Santiago 5:12 “Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento, sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en conde­ nación.”

En este versículo se le prohíbe al cristiano tomar un juramento. Muchas veces esto crea un problema cuando uno está en un tribu­nal. La conducta simple es decir al juez que usted tiene convicciones en contra de tomar algún juramento. En vez de declarar bajo jura­mento que usted hablará la verdad, se puede simplemente afirmar que hablará la verdad.

G. EL PODER DE. LA ORACION

Referencia Bíblica

Santiago 5:13-18

El versículo clave es encontrado en la última parte del versículo 16: “La oración eficaz del justo puede mucho.” Santiago escribió acerca del poder de la oración. El ilustró refiriéndose a Elías, y enfatizó el hecho de que Elías era un hombre ordinario igual que cualquiera de nosotros. A pesar de ser un hombre ordinario, con todo, él fue capaz de orar y no hubo lluvia por tres años y medio. Entonces oró de nuevo y vino la lluvia.

Encontramos, en esta escritura, instrucciones concernientes a la oración por los enfermos. Es muy importante que esta escritura sea estudiada cuidadosamente y que cada detalle sea obedecido estric­tamente. Las instrucciones dadas pueden ser anotadas así:

1. Tienen que llamar a los ancianos de la iglesia
2. Ellos orarán por el enfermo
3. Le ungirán con aceite en el nombre del Señor

El aceite es un símbolo del Espíritu Santo. Generalmente, el aceite de oliva es lo que se usa. La conexión entre la sanidad del cuerpo y el perdón de pecado debe ser notada. La sanidad está en la expia­ción y podemos obtener ambas cosas, el perdón de los pecados y la sanidad de nuestros cuerpos. La instrucción final que aquí pode­mos notar es que tiene que haber una confesión de ofensas uno con otro, y orar uno por otro.

H. EL RESCATE DE UN APOSTATA

Referencia Bíblica

Santiago 5:19-20 “Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.”
Esto se está refiriendo al apóstata: Uno que se descarría de la verdad. Si hacemos volver al Señor un descarriado, hemos salvado su alma de la muerte y cubierto una gran multitud de pecados. Esto nos enseña definitivamente que el apóstata que no se arrepintiera y no vuelva a los caminos del Señor, morirá eternamente.
TOMO IV: LAS EPITOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS