miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 36. LA EPISTOLA A LOS HEBREOS

PARTE V

A. MIRAD A JESUS

Referencia Bíblica

Hebreos 12:1-4

Somos exhortados a correr con paciencia la carrera que tenemos por delante y no cansarnos. Los héroes de la fe nombrados en el capítulo 11 son descritos como una gran nube de testigos. Estos testigos ahora son espectadores en una gran arena y están obser­vando con sumo interés nuestra carrera. Terminaron sus carreras victoriosamente y ahora nos animan para que hagamos lo mismo.

Para ganar la carrera, uno mismo tiene que extirparse de todo aquello que es superficial y pecaminoso. Todo lo que impide tiene que ser quitado de en medio. Todo cristiano tiene sus puntos débiles, algunos pecados le tienta a un cristiano mientras que a otros no. El tiene que reconocer los pecados que le harán tropezar y dejarlos inmediatamente a un lado.

En correr la carrera, nuestros ojos no pueden estar puestos en la multitud de espectadores sino en Jesús. El es el autor y consuma­dor de nuestra fe. También es nuestro ejemplo perfecto. Jesucristo sufrió la cruz y menospreció el oprobio. Por su paciencia, ha alcanzado la diestra del trono de Dios.

“Considerad a aquel” quiere decir que se compare a sí mismo con El. Cuando se compara a sí mismo con Jesús, no dará lugar al fastidio porque no ha tenido que sufrir todavía el martirio en la batalla contra el pecado.

B. EL PROPOSITO DE LA DISCIPLINA

Referencia Bíblica

Hebreos 12:5-11

El mismo hecho de que recibamos corrección es una prueba de que somos hijos de Dios. La corrección es expresivo de disciplina, no castigo. Existe un contraste sacado a la luz entre el padre humano y el Padre divino. El propósito de Dios es que podamos ser copartícipes de Su santidad.

La disciplina al mismo momento de ser administrada es causa de tristeza y tiene que ser soportada. En este asunto de disciplina, somos exhortados a no olvidar (Verso 5), no menospreciar (Verso 5), no desmayar (Verso 5), sino a soportar (Verso 7) y estar en sujeción (Verso 9).

C. LA EXHORTACION A LA SANTIDAD

Referencia Bíblica

Hebreos 12:12-17

En nuestra carrera no podemos desmayar sino esforzarnos y correr en rectitud. Todo cristiano tiene que viajar por el camino angosto para que de esta manera ni aún el cojo desmaye.

La palabra “seguid” en el verso 14 quiere decir “perseguir.” Tenemos que perseguir la paz y la santidad. La paz se relaciona con nuestros prójimos y la santidad con Dios. Sin santidad no tenemos esperanza de ver a Dios cuando él venga por Su Iglesia. Somos exhortados a buscar diligentemente y somos advertidos en contra de cuatro condiciones que nos pueden apoderar:

1. No sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios
2. No sea que alguno brote una raíz de amargura
3. No sea que haya algún fornicario
4. No sea que alguno sea un profano

Atención particular debe ser dada a la advertencia contra una raíz de amargura. Guardar rencor en el alma puede hacer estragos en la iglesia. Una persona puede tener amargura, mas todo el cuerpo puede ser corrompido.

Esaú es descrito como una persona profana. Esto se refiere a lo secular y común. Tal persona seguirá sólo donde sus apetitos car­nales le guíen. Esaú perdió su primogenitura y nunca más pudo recuperarla. ¡Tomemos la advertencia!

D. EL CONTRASTE ENTRE SINAI Y SION

Referencia Bíblica

Hebreos 12:18-19

La comparación entre el Sinaí y Sión es otra exhortación pode­rosa para no volver al judaísmo. El aspecto del Monte Sinaí con su oscuridad, fuego y trueno era horroroso, tanto así que Moisés también tuvo temor Cuán diferente era esto al Monte de Sión, la Jerusalén celeste, una gran compañía de ángeles, la iglesia, cuyos miembros están registrados en el cielo y con el mismo Jesús. Los hijos de Israel no escaparon cuando rehusaron escuchar a Moisés. ¡Cuán terrible será no escuchar a Aquel que habla desde el cielo!

Cuando Dios habló la primera vez, tembló la tierra. Próxima­mente, El conmoverá también los cielos y separará, todo aquello que no esté firme. Desde que tenemos un Reinado que nada lo puede destruir, debemos servir a Dios con temor santo.

E. EXHORTACIONES PRACTICAS

Referencia Bíblica

Hebreos 13:11-6

El capítulo concluyente está formado de exhortaciones relacio­nadas con los deberes prácticos de los cristianos:

1. El Amor Fraternal (Verso 1)

El amor de uno al otro tiene que continuar en el Señor Esta es una de las pruebas más poderosas de que somos cristianos.

2. La Hospitalidad (Verso 2)

Era el deber de un cristiano mostrar hospitalidad. Parecería que hay una referencia con Abraham entreteniendo a los ángeles (Génesis 19).

3. La Compasión con los que Sufren (Verso 3)

No podemos olvidar a aquellos que están presos. Tenemos que mostrar compasión con todo aquel que sufre.


4. Castidad (Verso 4)

El matrimonio es honorable en la presencia de Dios. Los votos del matrimonio tienen que ser mantenidos, porque Dios castigará a aquellos que cometen adulterio.

5. El Contentamiento (Versos 5 y 6)

La razón poderosa para estar contento y satisfecho es que Dios está con nosotros constantemente y cuida de aquellos que confían en El.

F. EL RESPETO POR EL MINISTERIO

Referencia Bíblica

Hebreos 13:7, 8, 9, 17

Los ministros vigilan para las almas de los santos. Es algo prove­choso cuando ellos pueden dar un reporte de su alma con gozo. Por esta razón somos amonestados a recordar, considerar, obe­decer y someter a nosotros mismos a nuestro pastor

No sólo tenemos que obedecer a los ministros en la iglesia, mas tenemos que estar establecidos en las verdades eternas de la Pala­bra de Dios. ¡Jesucristo es inmutable, el mismo de ayer, hoy y siempre! ¡Su Palabra igualmente tampoco cambia! Infortunada­ mente, muchos cristianos son inconstantes y simples. Siempre están buscando doctrina extraña. Estamos advertidos contra esto, porque es bueno tener nuestros corazones establecidos.

G. FUERA DEL CAMPAMENTO

Referencia Bíblica

Hebreos 13:10-16

Jesús padeció fuera de las puertas de Jerusalén. También padeció fuera del judaísmo o la religión judía. Por esta razón, existe una separación definida para cada uno de nosotros. Tenemos que sufrir fuera de los confines del mundo religioso. Tenemos que estar satisfechos de llevar Su vergüenza, sabiendo que este mundo no es nuestro hogar. Estamos ansiosos de ver nuestro hogar en el cielo.

H. LA ORACION FINAL

Referencia Bíblica

Hebreos 13:18-21

Pablo hizo una petición de oración por él mismo y entonces escribió una corta oración para los hebreos. Su petición principal era que Dios les hiciera aptos en toda buena obra, para hacer la voluntad de Dios. El deseó que ellos estuvieran completamente listos para su labor.

I. CONCLUSION

Referencia Bíblica

Hebreos 13:22-25
En su observación final, los hebreos fueron exhortados a escu­char pacientemente a sus palabras porque la epístola era corta. El hermano Timoteo no estaba ya en prisión y vendría prontamente a ellos. Los cristianos de Italia les envían saludos.
TOMO III: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS