miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 48. LA EPISTOLA DE JUDAS

A. EL AUTOR

Esta epístola fue escrita por Judas, el hermano de Santiago y medio hermano de Jesús (Judas l). El es mencionado en las escri­turas siguientes: Mateo 13:55 y Marcos 6:3.

Judas no era un apóstol. No fue hasta después de la resurrección de Jesús que él vino a entender que su hermano era el Mesías. Durante el ministerio de nuestro Señor en la tierra, Judas era un incrédulo. No fue hasta después que Jesús apareció a Santiago que Judas se convirtió.

B. LA EPISTOLA DE JUDAS

Aunque esta epístola sólo contiene veinticinco versículos, con todo es un libro muy importante. En cuanto al tratar con la seriedad de la apostasía, es inigualada. Contiene alguna similitud con la segunda epístola de Pedro. Aunque la fecha de haber sido escrita no es conocida, fue probablemente entre el 70 y 80 D.C.

La epístola es de carácter judío, pero se aplica a la iglesia en todo el mundo.

Judas citó de los libros apócrifos: Libro de Enoc y la Asunción de Moisés. El hecho de que Judas citara de estos libros no los hace divinos, así como un predicador puede citar hoy a Shakespeare. Más aún, el Apóstol Pablo citaba a poetas paganos.

C. SALUTACION

La salutación es hermosa y debe ser estudiada cuidadosamente. Judas habló de sí mismo como ser lo siguiente:

1. Un Siervo de Jesucristo.

La palabra griega “doulos” quiere decir más que un siervo, signi­fica “esclavo.” Este es el único título que él dio a sí mismo, un “esclavo de Jesús.”


2. Un Hermano de Santiago.

Judas estaba conforme de estar en segundo lugar. Estaba satisfe­cho de ser conocido, como el hermano de Santiago.

Judas escribió esta carta a los cristianos que son santificados, guardados y llamados. Esto es claramente expresado en la Escritura: “. . . a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo.”

D. CONTENDER POR LA FE

Referencia Bíblica

Judas 3-4

Judas había planeado escribir para sus lectores acerca de la sal­vación común. Esto habría sido una declaración general concer­niente al mensaje del evangelio. Sin embargo, por la razón de un alarmante crecimiento, de la apostasía, se apresuró a escribir esta advertencia severa, exponiendo a los apostatas y demostrando la seriedad de esta condición.

La apostasía es descarriarse de o rechazar la verdad. Normal­ mente es seguida por la perversión. El aspecto más serio de la apostasía es que el perdón y restauración son muy difíciles. El apóstata raras veces vuelve a la comunión total con Dios. El desca­rriado que cae en un acto singular de pecado puede ser restaurado a través del arrepentimiento y la confesión sincera. El apóstata es dado al engaño y raramente ve su necesidad de arrepentimiento.

Judas describió las cosas que los hombres impíos hacen:

1. Convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios.
2. Niegan a Dios el único soberano.

Estos son ataques a la santidad y la verdad de la deidad de Jesús. La iglesia todavía está bajo ataque en estos dos puntos. El liberti­naje puede ser definida como un desenfreno en las obras. Cuando la gracia de Dios es enseñada como excusando al pecado y el mensaje de un sólo Dios es destruido, les sigue todo acto de mal­ dad y corrupción.

Judas advirtió que el juicio siempre sigue a la apostasía y es necesario contender por la fe pura de los apóstoles.

E. LA DESCRIPCION DE LOS APOSTATAS

Judas describe los líderes apostatas en la iglesia con términos muy severos:

1. Hombres impíos (versículo 4)
2. Dados a la fornicación (versículo 7)
3. Soñadores (versículo 8)
4. Se corrompen como animales irracionales (versículo 10)
5. Manchas en vuestros ágapes (versículo 12)
6. Nubes sin agua (versículo 12)
7. Arboles otoñales (versículo 12)
8. Fieras ondas del mar (versículo 13)
9. Estrellas errantes (versículo 13)
10. Murmuradores (versículo 16)
11. Querellosos (versículo 16)
12. Burladores (versículo 18)
13. Sensuales (versículo 19)
14. No tienen al Espíritu (versículo 19)

Es dudoso que alguien podría ser condenado con algunos términos más severas. Ciertamente nos permite conocer lo terrible de la apostasía.

En el versículo 12, Judas declaró que ellos están muertos doble­mente y desarraigados. Esto prueba ciertamente el error terrible de la seguridad eterna incondicional. Estas personas han sido una vez salvas pero ahora están perdidas eternamente.

F. EJEMPLOS DE JUICIO EN LA HISTORIA

1. Israel (versículo 5).

El Señor libró a Israel de Egipto y después los destruyó en el desierto por la incredulidad.

2. Los ángeles caídos (versículo 6).

Los ángeles caídos son mencionados también en 11 Pedro 2:4. Estos son los ángeles que Satanás dirigió en una rebelión contra Dios. Ellos son mantenidos en prisiones de tinieblas esperando el juicio.

3. Sodoma (versículo 7).

Sodoma y Gomorra eran ciudades notorias por el pecado de homosexualidad o sodomía. Estas ciudades fueron destruidas por el fuego de Dios. Es razonable suponer que los líderes apostatas a quienes Judas atacaba habían descendido también a la sodomía y estaban pervirtiendo la gracia de Dios para tratar de cubrir su pecado.

G. LA REBELION

La condición de la apostasía tiene su origen en la presunción y la rebelión. Es caracterizada por la murmuración y la queja. Los apostatas no vacilan en criticar y blasfemar a aquellos que son mayores que ellos.

En contraste, Judas se refirió a Miguel que rehusó condenar al diablo con palabras de insulto cuando ambos discutían por el cuerpo de Moisés. (Josefo escribió que Dios escondió el cuerpo de Moisés para que no fuera convertido en ídolo. Aparentemente esta era responsabilidad de Miguel y el diablo trató de impedirlo). La lección dada aquí es que si el arcángel no contendió contra el diablo, nunca debemos hablar mal de aquellos que están en autoridad. Los agóstalas siempre critican y hablan mal.

Judas dio tres ejemplos de personas del Antiguo Testamento que eran culpables de este pecado:

1. Caín - Dio origen a una religión nueva basada en obras, las cuales resultaron en violencia.

2. Balaam - Prostituyó el regalo de Dios por la ganancia material.

3. Coré- Dirigió una rebelión en contra del liderazgo de Moisés y Aarón.

Los apostatas en la iglesia eran culpables de seguir el ejemplo de estos tres hombres.

H. LA PROFECÍA DE ENOC
Enoc vivía en los días que precedieron al diluvio y fue testigo de los pecados de esa generación. Profetizó del retorno del Señor en el fin de la era. A esto precedería una terrible apostasía. El profetizó que el Señor retornaría con decenas de millares de Sus santos para ejecutar el juicio en contra del impío y para probar las cosas terri­bles que ellos han hecho en contra de Dios.

El hecho de que Judas citara del libro de Enoc no debe sorprendernos. Simplemente él estaba citando de un libro que era bien conocido en aquel tiempo. Esto no sanciona el libro de Enoc. Tam­bién debemos recordar que Judas estaba escribiendo por la inspi­ración de Dios.

I. EXHORTACION A LA CONSTANCIA EN LA FE

Referencia Bíblica

Judas 20-23

Judas exhortó a sus lectores a:

1. Edificarse sobre la fe
2. Orar en el Espíritu Santo
3. Conservarse en el amor de Dios
4. Esperar la misericordia para vida eterna
5. Tratar de ayudar a los débiles

La escritura “A algunos que dudan, convencedlos,” parece referirse a aquellos que están vacilando entre la verdad y el error Muchos de ellos todavía pueden ser ayudados. Tenían que salvar a tantos como posible, rescatándoles de las mismas llamas del infierno. Al mismo tiempo, tenían que ser cuidadosos de no ser contaminados con sus pecados. Tenían que odiar toda pizca de pecado pero ser misericordiosos con los pecadores.

J. LA DOXOLOGIA

Referencia Bíblica
Judas 24-25

Esta es una hermosa doxología. Afirma al hijo de Dios que él será presentado sin mancha con gran gozo en la presencia de la gloria del Señor

Esta doxología también afirma que sólo hay un Dios y él es nues­tro Salvador. A El sea la gloria, majestad, imperio y potencia, ahora y para siempre, en todas las edades de la eternidad. Amén así sea.
TOMO IV: LAS EPISTOLAS
RALPH VINCENT REYNOLDS