miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 46. LA SEGUNDA EPISTOLA DE JUAN

A. LA SEGUNDA EPISTOLA DE JUAN

Esta epístola es muy similar a la tercera epístola de Juan. Eran cartas personales para amigos, las cuales fueron preservadas para la iglesia. Indudablemente fueron escritas en el papiro de aquel tiempo; cada una de ellas sería una página de extensión. Ambas de estas cartas fueron escritas alrededor del mismo tiempo y casi cier­tamente fueron escritas en Efeso.

El propósito de esta segunda epístola era para advertir en contra de la herejía y el tener amistad con los falsos maestros. En este tiempo particular de la historia de la iglesia, existían muchos maes­tros ambulantes. Estos iban de iglesia en iglesia, viviendo a expensas de las congregaciones locales. Muchas veces eran falsos maes­tros que buscaban debilitar las doctrinas fundamentales. Era en contra de estos falsos maestros que Juan advertía.

B. EL ANCIANO


El autor de esta epístola llamó a sí mismo “el anciano.” Cierta­ mente no era otra persona mas que el Apóstol Juan quien escribiera el evangelio, la primera epístola de Juan y el libro de Apocalipsis.

Los ancianos eran los oficiales de la iglesia quienes eran ordena­ dos para ministrar en una congregación local. El término no es usado con este significado aquí. La palabra no se refiere a un oficial sino al significado del término en su sentido natural. La palabra anciano puede ser interpretada “el viejo” o “de edad avanzada.” Es de su posición de persona anciana y experimentada que Juan escribió esta epístola. Aquí tenemos a Juan, un santo entrado en edad y uno de los últimos cristianos del primer siglo. Era uno de los últimos discípulos de Cristo en la carne y de ahí se apoya para hablar

C. LA SEÑORA ELEGIDA


Juan dirigió esta carta a la “señora elegida y a sus hijos.” Los escolares bíblicos nunca han sido capaces de establecer la pregunta concernida a la identidad de esta señora elegida. Existen dos inter­pretaciones, cualquiera de las dos puede ser correcta. Ambas de éstas son ofrecidas aquí, aunque el escritor cree que la segunda es probablemente la correcta.

1. Una Iglesia Local Cerca de Efeso

Se concluye que la señora elegida es una iglesia porque ella es amada de todo aquel que ha conocido la verdad. Esto sería difícil­mente verdad si ella era un individuo. Además, ella es referida en esta epístola en el plural.

Si ella es una iglesia, entonces sus hijos serían los cristianos quienes adoraban en la asamblea local. Su hermana elegida sería otra iglesia local, posiblemente en Efeso, donde Juan adoraba.

Tiene que admitirse que esta interpretación podría ser correcta porque la iglesia es femenina en género, y es la novia de Cristo.

2. Una Señora Desconocida

La simplicidad de la epístola causaría que una persona crea que habría sido dirigida a una persona individual. La palabra griega usada aquí es “Kuria.” Esta palabra era usada como un nombre propio. Es probable que la epístola haya sido escrita a la Kuria elegida.

Ella habría sido una señora prominente, residiendo próximo a Efeso, muy conocida en la comunidad. Muy probablemente su hogar era el lugar de reunión de la iglesia local. Ella tenía una hermana que ahora estaba enferma, pero que sus hijos estaban en la congregación de Juan. Los hijos de la señora elegida habían visitado aparentemente a sus primos y Juan se había familiarizado con ellos. Juan escribió a su madre esta carta.

D. LA SALUTACION

El texto de la salutación es muy interesante. En otras epístolas las salutaciones son dadas en la forma de una oración. Aquí la salu­tación es una declaración: “Sea con vosotros gracia, misericordia y paz.” Juan no oraba para que ellos pudieran recibir estos dones de la gracia de Dios, sino que él les aseguró que ellos las recibirán.

E. AMOR Y VERDAD

Referencia Bíblica
II Juan 3 “Sea con vosotros gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y en amor”

La verdad nos dice como debemos amar. “Agape” es la palabra para el amor cristiano. Este amor siempre buscará lo mejor para los demás. Es significante que Juan escribe en amor para advertirles. La palabra “verdad” es usada cinco veces en los primeros cuatro versos.

F. ADVERTENCIA, CONTRA EL PELIGRO AMENAZANTE

Referencia Bíblica

11 Juan 4-9

Juan le recordó a la señora del mandamiento de amarse el uno al otro. En el versículo 5, el mandamiento es amor; en el versículo 6, amor es obedecer a Sus mandamientos. El amor no sólo es una emoción sentimental tierna sin dirección; más, aún el amor es revelado en un principio sano, lo cual nos causará hacer lo que es justo.

Juan ahora advirtió a la señora en contra de la herejía, la cuál era una negación de la encarnación. Le exhortó a que se examinase a sí misma en el versículo 8:

“Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo . . .”

Entonces le exhortó a examinar a otros en la base de su perse­verancia en la verdad. La doctrina de Jesucristo es la verdad de la encarnación. Aquellos que nieguen esta verdad no tienen a Dios; aquellos que continúan en esta verdad tienen al Padre y al Hijo.

Juan llamó a aquellos que negaban esta verdad, “engañadores.” Tal hombre era engañador y anticristo.

G. SIN COMPROMISO

Referencia Bíblica

11 Juan 10-13

No tenemos ningún compromiso con enseñanzas falsas. A estos falsos maestros no les brindarían hospitalidad. Un rechazo a la hospitalidad ayudará a detener el avance de la herejía. No sólo era prohibido invitarlos a sus casas, sino que también no serían saluda­ dos en la calle. Dar a un hombre la “bendición de Dios” es animarlo y compartir con él en sus enseñanzas falsas.
Sería un amor falso invitar a tales personas a nuestros hogares. Por el bien de la verdad, tienen que ser rechazados. Esta amonestación dada a la señora elegida es una que la iglesia debe recordar en estos últimos tiempos de grandes herejías.
TOMO IV: LAS EPISTOLAS
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS